¡Hola a todos! Somos Yoshi y Yosha.

A pesar de querer dormir un poco más, Javier y Carolina nos han levantado a las 7 de la mañana para ir a ver las Blue Montains.

El mejor y más conocido lugar para poder ver este Parque Nacional, es la localidad de Katoomba, a unos 100 kilómetros al Oeste de Sydney. Aunque hay excursiones organizadas nosotros hemos decidido ir por nuestra cuenta en tren y así tener más libertad para hacer varias rutas en las Montañas Azules.

Bienvenidos a las Blue Montains

BlueMontains02

…con ustedes las tres hermanas

BlueMontains03

¿SABÍAS QUÉ…el color azul que parece tener todo el Parque Natural de las Blue Montains se debe al eucalipto? Los eucaliptos desprenden un aceite azulado que forman tenues nubes de vapor, es así como se forma ese efecto tan curioso en esta zona.

Bajando por las escaleras de los gigantes

BlueMontains08

Frente a la cascada de Katoomba

BlueMontains07

Nosotros desde la mochila no nos hemos enterado mucho, pero por lo visto estábamos a unos 10ºC. Eso de utilizar la chaqueta y bufanda en Julio es un poco raro.

Desde la estación Central de Sydney hemos cogido un tren directo (17’40 AUD ida y vuelta por persona) que siempre sale desde el andén 7.

Durante las dos horas de viaje hemos aprovechado para desayunar un par de zumos de naranja con mango y unas galletas típicas australianas llamadas Tim Tam que están deliciosas.

BlueMontains04

NOS GUSTAN… las Tim Tam. Imaginaros dos galletas de chocolate rellenas de chocolate y envueltas en chocolate. Una especie de Mars con Twix y Kit Kat pero más plano. No será la última vez que las comamos. ¿Nos dejarán importarlas a España?

Ya en Katoomba y a pesar del aire de invierno que nos ha recibido, hemos decidido ir andando hasta el mirador panorámico de las Blue Montains. Un paseo de unos 30 minutos viendo casitas de madera, buzones pequeñitos y eucaliptos por todos los lados.

En el mirador y tras quedarnos impresionados por la extensión tan grande de montañas repletas de eucaliptos, han llegado las primeras fotos de rigor. Hasta hemos hecho una nueva amiga, y es que una señora china y su marido han querido fotografiarse con nosotros. Jajaja.

Con nuestros nuevos amigos

BlueMontains01

Además del paisaje, la gran atracción de este lugar, son ‘The three sisters’. Las tres hermanas es una formación geológica natural. Aunque hay varias leyendas todas coinciden en que tres jóvenes hermanas fueron transformadas en piedra por el chamán de la tribu, para que no les pasara nada durante una batalla con otra tribu. El problema vino cuando el chamán murió y no pudo revertir el hechizo, por lo que continúan esperando.

En el Honey Moon Bridge junto a la primera de las hermanas

BlueMontains10

Las rutas que hemos hecho nos han permitido llegar a las Tres Hermanas y tocarlas, ver la cascada de Katoomba, descubrir algunas aves autóctonas, encontrar una mezcla de palmera y helecho que hemos bautizado como ‘palmelecho’, atisbar un castillo en ruinas y ver desde otros puntos puntos de vista la inmensidad de las Blue Montains.

Ha sido en el punto de información cuando Javier ha vivido una gran situación. Y es que en una vitrina ha visto una de las antorchas que se usaron en los relevos durante los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Una de las dependientas, al ver a Javier tan tan tan contento, le ha ofrecido la posibilidad de hacer una excepción y abrirle la vitrina para que cogiera la antorcha en sus propias manos. De los nervios casi no ha podido decir nada, pero hemos conseguido inmortalizar el momento.

Javier con la antorcha olímpica, un sueño

BlueMontains09

Tras dejar la antorcha (y casi a Javier con ella) hemos llegado al Scenic World, un complejo turístico organizado alrededor de una antigua mina de carbón, en la que Carolina se ha divertido como una niña subiendo y bajando varias veces en el tren más empinado del mundo (52º de inclinación). Además hemos paseado por las instalaciones de la antigua mina, subido en dos funiculares diferentes y aprendido curiosidades sobre el lugar y la vida en esta zona gracias a unos curiosos carteles explicados por murciélagos.

Preparados para bajar por el Scenic Railway

BlueMontains05

La tercera vez que subíamos, y felices como niños

BlueMontains06

Tras comprar la cena para tomarla en el hotel, y ver que en todos los bares estaban viendo fútbol australiano, nosotros también nos hemos puesto a verlo en la habitación. Menudas leches que se pegan. Una mezcla de rugby, fútbol americano y lucha libre en un campo de quidditch y sin ninguna protección. Después de ver esto, cualquier falta de un partido de fútbol normal me sabe a poco. Por cierto, Adelaida ha ganado por 94 a 56 a Richmond. Partidazo.

Mañana iremos por The Rocks, uno de los primeros barrios de Sydney y acabaremos el día en Darling Harbour. Pero esto ya, os lo contamos una vez lo vivamos.

¡Hasta pronto!

autor
4 Comments
  1. Carol y Javier que chulo. Es una gran idea ir describiendo el viaje , dia a dia. asi conoceremos australia un poquito. Ya que Australia no esta en mis destinos inmediatos.

    • Nos alegramos que te esté gustando y que podamos acercarte Australia un poquito. Y si en algún momento te acercas por Sydney, ya sabes a quién puedes preguntar. Una vez volvamos, completaremos la información con datos prácticos y trucos para disfrutar aún más esta hermosa ciudad.

  2. victoria

    Aún estoy flipando con lo de la antorcha olímpica. BRUTAL.

    • ¡Hola Victoria!
      Si te digo la verdad, fue tan rápido y tan inesperado que casi pareció un sueño. Pero ahí está la foto para poder creérmelo. Como has dicho: BRUTAL. Un momento para recordar siempre.
      ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar